www.elllobregat.com
¿Cómo afecta el cáncer a la piel y qué cuidados necesita?

¿Cómo afecta el cáncer a la piel y qué cuidados necesita?

martes 12 de junio de 2018, 17:41h
Entre los impactos negativos a los que hacen frente los pacientes de cáncer, están los efectos secundarios sobre la piel. Estos, si bien suelen ser temporales y reversibles, requieren de control médico y cuidados específicos.

Como recuerdan en los Laboratorios dermatológicos de La Roche-Posay, ser proactivos en el cuidado de la piel permite atenuar el impacto de las reacciones cutáneas y, al mismo tiempo, obtener mejores resultados con los tratamientos oncológicos. Desde la firma nos hacen llegar un montón de consejos útiles.

Mucha precaución con el sol

La mayor parte de las terapias oncológicas aumentan la sensibilidad de la piel. Por eso, la exposición al sol o las radiaciones ultravioletas durante los tratamientos conlleva un mayor riesgo de insolación intensa y quemaduras. Además, con los tratamientos de radioterapia hay que tener todavía más cuidado, ya que se puede producir una radiodermitis crónica, incluso varios años después de que el tratamiento haya terminado.

  1. Utiliza diariamente un fotoprotector o una crema de cuidado con un índice de protección solar muy alto, desde el comienzo del tratamiento y hasta un año después de finalizarlo.
  2. Aplica el protector solar después de la crema hidratante, sin olvidar las zonas en las que generalmente no reparamos: orejas, labios, nuca, cuello, palma de las manos, empeines o plantas de los pies e incluso el cuero cabelludo si es necesario. Repite cada 2 horas sobre la piel expuesta si estás en el exterior.
  3. Evita la exposición entre las 12h y las 16h, que son las horas de máxima radiación. Si no es posible, usa ropa preferiblemente tupida, de algodón, manga y pantalones largos, gafas de sol y un sombrero de ala ancha o gorra.
  4. Evita por todos los medios las sesiones de cabinas de bronceado.

Cuidado del rostro y el cuerpo

Los tratamientos contra el cáncer acostumbran a producir una disminución de las defensas, haciendo que la piel sea más vulnerable a cualquier infección. En el caso de la piel del rostro, ésta se ensucia con más facilidad que la del cuerpo, por eso hay que cuidarla adecuadamente. Otro de los efectos negativos en la piel es el aumento de la sensibilidad y la deshidratación.

  1. Utiliza productos de higiene que respeten la piel fragilizada y que se puedan utilizar diariamente. Aplícalos en pequeñas cantidades y sécate con pequeños toques, sin frotar.
  2. No utilices tratamientos exfoliantes. En cambio, una mascarilla hidratante una vez por semana te ayudará a calmar la tirantez y devolver el tono luminoso a la piel.
  3. Utiliza productos específicos para las palmas de las manos y/o las plantas de los pies, si presentan una sequedad extrema. Es importante aplicarlos antes de acostarte y en cantidad generosa para favorecer su acción hidratante.

Cuidado de manos y uñas

Con la quimioterapia, pero sobre todo bajo el efecto de las terapias dirigidas, el aspecto de las uñas puede cambiar: se vuelven frágiles, secas, se abren en capas, pueden aparecer decoloraciones o estrías coloreadas, e incluso manchas. Estos efectos secundarios generalmente desaparecen al cabo de unos meses después de haber finalizado los tratamientos.

  1. Si es posible, acude a un pedicuro o a un podólogo antes de comenzar el tratamiento.
  2. Durante el tratamiento, es aconsejable limar las uñas de las manos y de los pies –sin dejarlas demasiado cortas–, en vez de cortarlas con tijeras o cortaúñas, para evitar cualquier riesgo de infección.
  3. No arranques las pielecitas, muerdas las uñas o cortes las cutículas. Hidrata el contorno de la uña con un aceite o una crema adaptada.
  4. Para realizar tareas del hogar, utiliza guantes de algodón y, encima de éstos, unos guantes de plástico.

Maquillaje para sentirse mejor

A través del maquillaje se pueden corregir las diferentes alteraciones del tono de la piel. Eso sí, asegúrate de que los productos son aptos para pacientes oncológicos. Si las cejas o las pestañas se han caído, también es posible recuperar la mirada con unos sencillos trucos.

  1. Para redibujar la línea de las cejas, elige un lápiz de cejas del color más próximo al del pelo o peluca y dibuja tres puntos: comienzo de la ceja, el punto medio en la zona más elevada y el final de la ceja. Después, dibuja los pelos con pequeños trazos en el sentido del pelo.
  2. Para potenciar la zona de las pestañas, dibuja una línea en el párpado superior con un lápiz suave, adaptado a los ojos sensibles.
  3. Añadir una nota de color en los labios te ayudará a recobrar seguridad y sentirte bien. Antes de aplicar el color, hidrata los labios con un bálsamo. Intenta evitar los rojos mates o las tintas, ya que resecan mucho.

En la página web de la Fundación Stanpa, cuyo objetivo es apoyar a las mujeres con cáncer, encontrarás muchos más consejos y recomendaciones para el cuidado de la piel oncológica.

También en La Rose-Posay están llevando a cabo una fabulosa iniciativa, llamada Unidades del cuidado de la piel. Se trata de talleres especializados en el cuidado de la piel antes, durante y después del tratamiento oncológico. Están desarrollados en numerosos hospitales y clínicas nacionales e impartidos por profesionales de la salud, con ayuda de voluntarios.

Prevenir la caída del cabello

La pérdida de cabello es uno de los efectos más traumáticos para los pacientes de cáncer. Como explica la doctora Carmen Yélamos, psico-oncóloga de Genesis Care, “algunos pacientes están tan angustiados ante la perspectiva de perder el pelo que pueden elegir terapias menos efectivas u optar por no realizarse ningún tratamiento”.

La empresa española Oncobel ha sido la primera en implantar en nuestro país el Sistema Scalp Cooling (enfriamiento del cuero cabelludo), que previene la caída del cabello inducida por los procesos de quimioterapia en el caso de tumores sólidos. En la mayoría de casos, también actúa sobre las cejas y las pestañas.

Se basa en un gorro de silicona con un circuito integrado por el que circula un líquido refrigerante. Mediante el enfriamiento del cuero cabelludo se cierran los vasos sanguíneos que riegan los folículos pilosos. De esta manera, se evita que los fármacos pasen a ese folículo piloso y lo destruyan. El cuidado posterior del cabello y el cuero cabelludo es crucial, ya que igualmente quedan debilitados. Utiliza champús suaves, no cepilles de forma brusca y evita en la medida de los posible el secador.

El gorro debe mantenerse puesto en cada sesión de quimioterapia desde media hora antes de la infusión del medicamento, durante todo el proceso y hasta una hora y media después de recibir la quimioterapia. El procedimiento no inutiliza la acción de los quimioterápicos ni alarga los tratamientos.

Lea el artículo completo en BellezaActiva.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto