www.elllobregat.com

Prever el pasado

Artículo publicado el 16/11/2005 en ABC

Me gustaría saber si en la Francia de Luis XVI alguien predijo que a lo largo de 1789 se iban a suceder la serie de acontecimientos que pasaron a la Historia como la Revolución Francesa. Sí sabemos que doscientos años después en todo el mundo occidental nadie predijo -CIA incluida- la caída del muro de Berlín y el súbito desmantelamiento del aparato político soviético. Hechos tan relevantes, capaces de convulsionar una sociedad, una civilización, irrumpen en la vida de los pueblos sin anuncio previo.
Después sí, por docenas, nos llegan opiniones, informes y estudios que explican el porqué pasó lo que pasó. Hoy en día, la inmediatez de los medios de comunicación, facilitan «explicaciones express» de la historia inmediata. Personalmente no me interesan demasiado. Sencillamente no las creo, a menudo son infundadas.

Estos días, a propósito de los graves disturbios que se suceden en Francia, leía las opiniones de un experto que nos desvelaba el porqué de los hechos. Decía el especialista y titulaba el periodista: «Como no pueden abandonar el barrio, deciden quemarlo». ¡Qué frase! ¿A que es elegante? Cuando leo algo así me pregunto cómo gente tan rotunda en sus afirmaciones, tan conocedora de las causas de los problemas, no son capaces de advertir al mundo de lo que le viene encima. No reclamo admoniciones sobre los desastres que comporta la globalización, no. Desearía que la profundidad de análisis de tanto estudioso de los efectos, sirviera para poner coto a las causas; pero, eso sí, antes de que suframos los perjuicios.

No sé si me explico. Quiero decir que me parece una temeridad que hoy, cuando anoche seguían quemando coches en Francia, alguien nos explique, rotundamente, cuál es la raíz del problema. ¡Que sabrá nadie hoy, el porqué pasa lo que pasa!

Dios me libre de sumarme a la pléyade de videntes del pasado. Más que mi convicción, aporto mi duda: ¿tendrá algo que ver con este tipo de desórdenes el hecho de que vivamos en sociedades tan proclives a la comprensión y tolerancia de lo desconocido?

En los últimos años, desde occidente, hemos calificado como racistas, discriminatorias y poco demócratas, las medidas con las que los israelíes hacen frente a la intifada palestina. ¿No habremos sido más arrogantes que juiciosos?

A lo largo de la Historia, las civilizaciones han vivido épocas de armonía y de caos. Considero que el presupuesto básico para que una sociedad se distinga por haber conseguido altas cotas de justicia social, es que sea armónica, ordenada, pacífica. Ciertamente una sociedad armónica puede no ser justa; pero más cierto aún es que una sociedad caótica es imposible que sea justa.

El desorden social es el catalizador que puede transformar una sociedad civilizada y armónica en una sociedad caótica. El desorden interno es el factor de destrucción de una civilización.

La intifada palestina desarrollada en Israel es un arma. No sé si de defensa o de ataque. Es un arma. No sé si contribuirá a la creación de la armonía palestina, pero es seguro que sirve a la destrucción de Israel.

Lo que ha empezado a pasar en Francia, no sé quien lo promueve, cómo se propaga ni cual es su raíz. Sólo intuyo que es conveniente que la República Francesa utilice toda la fuerza necesaria para restablecer el orden. Un síntoma de decadencia en las civilizaciones extinguidas siempre ha sido ningunear o creer comprender los factores de desorden. No me interesa que llegados al caos, haya alguien que me explique el porqué llegamos a desaparecer como civilización.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto