www.elllobregat.com
El aéreo desahuciado de Esparreguera y Olesa cobra vida en la Vall de Núria
Ampliar

El aéreo desahuciado de Esparreguera y Olesa cobra vida en la Vall de Núria

viernes 05 de febrero de 2021, 03:00h
Fue la joya de la corona del transporte público del Baix Llobregat Nord por su originalidad y su ambicioso proyecto.

Pero el aéreo entre Esparreguera y Olesa de Montserrat se dio de bruces con la realidad: los vecinos de los dos municipios preferían el autobús de toda la vida al moderno teleférico, que nunca acabó de funcionar del todo bien. En 2011, toda la instalación fue desmontada pieza a pieza y pilastra a pilastra para borrarse del skyline de la comarca. Pero no para desaparecer de la faz de la tierra. Tiene una segunda oportunidad y la ha está aprovechando con éxito, en la Vall de Núria, como teleférico de la Coma del Clot.

Si se vuelve la vista atrás y se rebobina la película hasta 2005, se puede revivir la famosa inauguración del aéreo de Esparreguera y Olesa, llena de esperanzas y expectativas de éxito, porque parecía una solución que venía como anillo al dedo para unir las dos ciudades por la línea más recta. Pero está demostrado que la línea recta no siempre es la mejor manera de enlazar dos puntos, por contradictorio que parezca. O al menos esta es una de las excepciones a la regla.

En principio, el flamante telecabina debería haber sido un incentivo para los vecinos de Esparraguera porque enlazaba de forma directa con la estación de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) de Olesa, que los conectaba con el resto de la comarca, con Manresa y con Barcelona. Solo tenían que dejar aparcado el coche. Pero la idea no cuajó -la crisis económica que frenó el desarrollo urbanístico del barrio contiguo a la estación de Esparreguera tampoco ayudó nada- y los vecinos siguieron desplazándose a Olesa o a Barcelona en autobús, como toda la vida.

En sus seis cortos años de funcionamiento, la hoja de servicios del teleférico del Baix Nord es muy triste: nunca pasó de los 100.000 pasajeros anuales, una cifra muy pero que muy alejadas de las expectativas. Así que, durante más de un lustro, el aéreo acumuló polvo y envejecimiento y se convirtió en una instalación fantasma, que recordaba los excesos inversores cometidos en la época de bonanza anterior a la crisis.

Hasta que en 2018 a una mente privilegiada se le ocurrió una idea brillante: desmontar la cabina, las pilastras y todas las piezas de la estructura y trasladarlas en la Vall de Núria, donde sería reconstruida para tomar el relevo del viejo teleférico de la Coma del Clot, que había llegado a su fin de ciclo después de 30 años en funcionamiento. Un acierto.

El nuevo Telefèric Coma del Clot de la Vall de Núria funciona, con sangre del Baix Llobregat en sus circuitos, desde hace justamente un año como atractivo turístico, que disfruta de una panorámica inigualable sobre las cumbres nevadas del valle. Y sus resultados nos tienen nada que ver con los cosechados en su anterior vida. “Desde que se puso en marcha en febrero 2020 se ha pasado de las 220 a las 415 personas por hora” explica Toni Casals, director de la estación Vall de Núria.

El nuevo teleférico ha batido todos los récords de usuarios de su antecesor. “El telecabina ha tenido una muy buena acogida por los visitantes” asegura satisfecho Casals. El pasado verano -y pese a la extraña situación generada por el covid-19- el nuevo Telefèric Coma del Clot fue utilizado “por el 40% de los usuarios de la estación, duplicando el 20% logrado por la anterior instalación”, incide el director de Vall de Núria.

Entre los más satisfechos con la renovación se encuentra el Alberg Juventut, en el Pic del Àliga, porque el reconvertido aéreo de Esparreguera ha mejorado los accesos a las instalaciones, algo “muy esperado por los clientes y los trabajadores”, subraya Toni Casals. También están agradecidos los excursionistas que se dirigen al mirador de la Vall de Ribes, al punto de inicio del camino del Bosque de Marededéu y a múltiples excursiones dentro del Parc Natural de las Capçaleras del Ter ydel Fraser.

Con el estreno de la (restringida) temporada de invierno se ha mejorado la oferta de servicio para el esquiador de medio nivel “como un nuevo remontador, con más capacidades de transporte y recorrido”, comenta el director. Pero no se acaban ahí las mejoras.

Con la entrada del 2021, FGC ha iniciado la tramitación de un ascensor que permitirá acceder al teleférico desde la entrada a la estación de esquí, a 2.000 metros de altura. Las obras (en proceso de licitación,) auguran más éxitos pues abren todo un mundo de posibilidades.

La cabina del futuro ascensor tendrá capacidad para 13 personas y soportará una tonelada de carga. El aparato salvará una altura de siete metros y conectará el andén del cremallera (nivel 0), el almacén de la estación (nivel 1) y el teleférico (nivel 2). El ascensor se construirá pegado a la estación y todo el conjunto -elevador incluido- se recubrirá con la piedra natural típica del valle. Todo un regalazo para un viejo aéreo que vive una segunda (o tal vez primera juventud) después de su insólito viaje de Montserrat al Pirineo. III

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto