www.elllobregat.com
El advenimiento de Los Eternos
Ampliar

El advenimiento de Los Eternos

Por David Aliaga Muñoz
Parece que también el sector cultural está logrando imponerse al COVID-19. Durante meses, la pandemia detuvo los lanzamientos editoriales, los estrenos cinematográficos…
Y, en parte, es uno de los motivos por los que en esta recta final de año se están acumulando en la cartelera las películas del Universo Cinematográfico Marvel. El pasado mes de septiembre fue el turno de Shang-Chi, personaje del que ya recomendamos algunos tebeos en esta sección. Pero las semanas pasan deprisa, y en octubre toca dejar atrás las artes marciales para adentrarnos en territorio cósmico. Este mes, a los true believers les toca prepararse para la llegada de Eternos.
La cinta dirigida por Chloé Zhao se estrenará el 5 de noviembre, y Panini ha aprovechado para lanzar una colección que rescata todo el material que Marvel ha publicado a lo largo de las décadas sobre estos personajes. Sin dejar de ser un cómic de superhéroes, cualquiera que se asome a sus páginas se dará cuenta de que tiene un sabor realmente peculiar.
Y es que, aunque terminó formando parte del Universo Marvel, Los Eternos fue una cabecera concebida para funcionar al margen de la continuidad. Se trataba de un proyecto personal en el que Kirby regresaba sobre esos centros de interés tan recurrentes en su obra: los mitos, la religión, el cosmos… La crítica ha identificado esas inquietudes como muy propias del autor neoyorquino, pero lo cierto es que cuando escribió Los Eternos, Jack Kirby no hizo otra cosa que vestir con capas y leotardos de colores la “hipótesis de los antiguos astronautas” y empezar a narrar a partir de una premisa que estaba muy de moda.
Ikaris, Sersi y el resto de un elenco que pronto resultará tan familiar como el de Los Vengadores son fruto de la convergencia entre la fiebre OVNI y la fascinación de Occidente por la espiritualidad oriental que cristalizó en libros como ¿Los carros de los dioses? (1968), en el que Erich Von Dänniken navegaba en torno a la idea de que los seres que las religiones consideraban dioses y ángeles fuesen en realidad extraterrestres. Más atrevido, Zecharia Sitchin afirmó en El 12º planeta (1976) que unas tablillas sumerias de la Antigüedad confirmaban que la vida en La Tierra había sido creada por inteligencia alienígena, y que nos habían dejado expuestos a la disputa de dos estirpes extraterrestres: una benefactora y una malvada.
En esos autores se encuentra el sustrato en el que hunde sus raíces Los Eternos. En los cómics que acaba de rescatar Panini, Kirby nos cuenta que se trata de poderosas criaturas inmortales, creadas artificialmente por unas entidades más poderosas aún conocidas como Los Celestiales, y que fueron colocados en La Tierra para proteger a los seres humanos de su contrapartida malvada, Los Desviantes. Sobre este conflicto ancestral podemos también leer episodios escritos por Roy Thomas, Neil Gaiman, Kieron Gillen… Y, muy pronto, la traducción de Chloé Zhao al lenguaje cinematográfico. III
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios