www.elllobregat.com
Los sanfeliuenses votan qué hacer en sus 3 hectáreas liberadas de vías

Los sanfeliuenses votan qué hacer en sus 3 hectáreas liberadas de vías

Por Joan Carles Valero
viernes 05 de noviembre de 2021, 17:34h
La segunda gran transformación de Sant Feliu está ya en marcha. La modernización experimentada en esa ciudad y en el resto de municipios de la comarca durante las cuatro décadas de ayuntamientos democráticos, tiene ahora una reválida urbana en el caso de la capital del Baix Llobregat con la eliminación de una peligrosa barrera de división entre sus barrios.

El soterramiento de las vías del tren supone la liberación de 30.000 metros cuadrados de superficie, un total de tres hectáreas que sería el equivalente a lo que ocupan 4,2 campos de fútbol, pero dispuestos de forma lineal.

Transformación urbanística
Tanto para Sant Feliu ahora, como para l’Hospitalet en el futuro, el soterramiento de las vías va a suponer una transformación similar a la experimentada en Barcelona con los Juegos Olímpicos de 1992. Los ciudadanos mayores de 16 años que viven en Sant Feliu (más de 38.000) podrán votar del 8 al 21 de noviembre de forma telemática, y el domingo 21 de forma presencial, cuál será el proyecto urbanístico que finalmente se realice en su ciudad a partir del año 2024, cuando hayan transcurrido los 44 meses que durarán las obras que arrancaron el 22 de junio de este año y que costarán unos 83 millones de euros a cargo del administrador de infraestructuras ferroviarias (ADIF). Sin embargo, el coste de la urbanización de la superficie correrá a cargo del Ayuntamiento de Sant Feliu, que busca una fórmula de financiación y la ayuda de otras instituciones, como la Diputación y Área Metropolitana de Barcelona. También en cuanto empiece a quedar superficie liberada se empezaría la urbanización elegida para así realizar ambas obras de forma solapada.
El soterramiento de la vía ha sido una reivindicación histórica en Sant Feliu. Por fin se podrán coser barrios y calles de Sant Feliu y romper las barreras arquitectónicas que actualmente existen. Además, con la eliminación de las vías terminará el elevado peligro que conlleva el cruce del paso a nivel, como demuestran los numerosos accidentes que se han producido a lo largo de los tiempos. Actualmente, unas 10.000 personas atraviesan a pie el paso a nivel todos los días, mientras atraviesan la ciudad una media de 150 trenes diarios.

Cerrar una histórica herida
Con el soterramiento también mejorará la movilidad de las personas y vehículos, facilitará la reducción de la contaminación acústica y ambiental y favorecerá la cohesión social de la ciudad, ya que ahora, el paso a nivel permanece cerrado casi 50 minutos de cada hora, dada la intensidad del paso ferroviario. Por fin Sant Feliu puede soñar su futuro sin la herida abierta por las vías del tren.
Más de 31 equipos de trabajo presentaron sus candidaturas al concurso internacional convocado por el Ayuntamiento. Un jurado de expertos escogió las 3 propuestas finalistas entre las que la ciudadanía podrá votar en la consulta electrónica. Pero además de elegir el proyecto urbanístico, habrá una segunda pregunta sobre la preservación de la memoria de la estación, atendiendo de esta manera una reivindicación ciudadana, ya que el edificio, que data de 1854, es una de las tres construcciones ferroviarias más antiguas de España. Los técnicos consideran inviable conservar el edificio en su emplazamiento actual y tampoco ven factible su traslado a otro lugar porque los materiales que se utilizaron hace 167 años no lo permite.

El tranvía hasta Molins de Rei
Las tres propuestas urbanísticas que se someten a consulta se identifican con los nombres: Paseo del Samontà, Gran Verger y Rambla Mayor, mientras que las dos alternativas propuestas para preservar la memoria de la estación son: realizar una réplica del edificio original en un emplazamiento diferente al actual o integrar un espacio de memoria del edificio original en la nueva estación de Sant Feliu. Aunque cada propuesta tiene sus peculiaridades, en las tres predomina el verde que da pie a un nuevo eje peatonal con limitación de alturas que cruzará la ciudad con nuevos espacios ciudadanos junto a edificios de equipamientos y bloques de pisos de vivienda pública.
Otro aspecto común de las propuestas que elegirán los vecinos es el paso del Trambaix por donde ahora van las vías del ferrocarril, para que la línea que finaliza en la actualidad a la entrada de la ciudad se prolongue atravesando Sant Feliu hasta que esté listas para empalmar hasta Molins de Rei. Incluso se acaricia el proyecto de que, en un futuro no muy lejano, llegue a cruzar el río Llobregat hasta el intercambiador de Quatre Camins en Pallejà. El president Pere Aragonès se mostró partidario de que la Generalitat financie esta prolongación del Trambaix. Lo hizo durante su participación en la fiesta del 2 de octubre que dio el pistoletazo de salida de la consulta popular que este mes se celebrará.

Campaña y voto telemático
El Ayuntamiento de Sant Feliu ha editado una publicación donde se especifican los tres proyectos urbanísticos en los seis ámbitos de la ciudad que atraviesan las vías, comparando cada propuesta de forma individualizada en Can Maginàs-La Salut, Riera de la Salut, Pins d’Or, Estació, Sayrach (polideportivo) y Montejurra. El día 5 de noviembre se realizará el último paseo comentado y explicativo sobre las propuestas de la consulta, con salida a las 17,30h en la actual estación. La actividad está diseñada con la intención de que participen las familias para conocer con más detalle las propuestas de las dos preguntas de la consulta.
Además, está previsto durante el periodo de votación la realización de explicaciones en los centros de votación, además de sesiones participativas abiertas a los vecinos y con aforo limitado (información en [email protected]). Los equipamientos donde los vecinos pueden acudir para ampliar información son: Centre Cívic Roses, Centre Cívic Les Tovalloles, Centre Cívic Mas Lluí, Centre Cívic Falguera, Can Maginàs, Torre Can Calders, Aula Sant Feliu, Biblioteca Montserrat Roig, Sala Ibèria y Casal de Joves.
En cuanto al procedimiento para votar telemáticamente, del 8 al 21 de noviembre se podrá entrar en www.consultasoterrament.cat vota introduciendo el DNI, fecha de nacimiento y teléfono móvil para, acto seguido, recibir un SMS con un código personal de un solo uso que se introducirá en la aplicación, donde se podrá elegir una opción para cada una de las dos preguntas. Quienes opten por el voto presencial, podrán hacerlo el domingo 21 de noviembre en los mismos equipamientos donde se facilita información (párrafo anterior) de 9 a 20 h y siempre llevando el DNI.

Características de las tres propuestas a votar
Passeig del Samontà, agua y verde
La propuesta El Passeig del Samontà plantea la creación de un gran espacio central verde. Un “pulmón” que pretende cohesionar y conectar espacios históricamente discontinuos. Los futuros edificios se plantean con un tamaño adecuado y se utilizan para generar nuevos espacios públicos de alta calidad. Estos espacios públicos se integran amablemente con las calles existentes y potencian los ejes cívicos que atraviesan y cosen la nueva centralidad. En relación con el gran parque, se trata de un espacio sostenible, accesible y seguro. Se proponen espacios de agua, juegos infantiles y espacios deportivos al aire libre. También se integran numerosas zonas de descanso y espacios de relación por actividades culturales al aire libre. En el espacio donde se ubica la estación actual, se genera una nueva plaza en la que se utilizan los nuevos pavimentos para recordar la huella de la antigua construcción ferroviaria. En cuanto a la movilidad, se propone un modelo en el que los peatones y la movilidad sostenible tienen prioridad, a pesar de permitir el cruce transversal del transporte público y privado.
El gran Verger, el paseo hortícola
La propuesta El gran Verger genera un paseo-jardín que estructura todo el ámbito de concurso. Se plantea una nueva avenida que representa un “paseo hortícola”, poniendo en valor la memoria agraria del territorio, haciendo una apuesta por dotar de calidad el lugar a través del paisaje productivo. Esta nueva avenida enfatiza la relación con el Parque Torreblanca y los históricos canales de agua que atravesaban el nuevo ámbito de centralidad. Las nuevas edificaciones propuestas se integran muy adecuadamente con los edificios que las rodean, colocándose de forma estratégica y relacionándose coherentemente con el resto de la ciudad. También se amplían algunos equipamientos existentes, aumentando la oferta de usos diversos en el nuevo espacio central. Los nuevos edificios se adaptan de forma óptima, con una altura acorde a los edificios de su alrededor y aprovechando al máximo las buenas orientaciones solares. Se plantea una estrategia de movilidad que peatonaliza el espacio libre y controla el espacio destinado al vehículo privado, proponiendo un nuevo eje con “vocación de generar un lugar de estancia y no únicamente de paso”.
Rambla Major, gran eje vertebrador
La propuesta Rambla Major genera un nuevo eje central que funciona como un gran conector. Este nuevo “gran eje vertebrador” conecta los diferentes espacios existentes y de nueva creación a lo largo de su trazado, singularizando cada uno de los nuevos polos urbanos. Las nuevas edificaciones se emplazan y ajustan en forma y tamaño al lugar, fruto del reconocimiento atento de su entorno. Los nuevos usos propuestos se complementan satisfactoriamente con aquellos existentes, poniendo en valor los edificios patrimoniales y potenciando las rutas y paseos por sitios identitarios de la ciudad. Los nuevos espacios públicos, plazas y jardines diseñados son de muy diverso carácter, con una propuesta espacial atractiva y una gran oferta de espacios aptos para diferentes actividades. La presencia del arbolado y de verde urbano dan calidad al espacio público, que también se ha diseñado de forma segura y amable. Se propone un modelo de la movilidad que se adapta a las calles existentes y que da prioridad a los paseos peatonales, integrando la red de transporte público y generando viales pacificados.

El soterramiento de l’Hospitalet, vital para el “bypass” de La Torrasa y la mejora de Rodalies
L’Hospitalet es la siguiente ciudad que aspira a mejorar a partir del soterramiento de las líneas férreas de Vilanova y Vilafranca que atraviesan sus barrios y que se juntan en una Y en La Torrassa para embocar la estación de Sants desde Santa Eulalia. En el caso de la segunda ciudad de Cataluña, el proyecto es de mayor envergadura, no solo al contemplar la integración urbanística de dos trazados de vías, sino porque en La Torrassa se proyecta construir un intercambiador, también subterráneo, que aliviaría el tráfico de Rodalies de entrada y salida de Barcelona y que conectaría con otros medios de transporte, principalmente las líneas de Metro 1, 9 y 10. El proyecto de l’Hospitalet va más atrasado porque no se prevé tener los proyectos básicos y de construcción hasta principios de 2023.
El intercambiador ferroviario o “bypass” de Rodalies es un proyecto que se elaboró en 2009, pero que tiene su origen en un protocolo entre la Generalitat y el Gobierno central que se firmó en 2001 y que contemplaba hace veinte años la importancia estratégica de esta infraestructura con la intención de descongestionar Rodalies, dada la congestión existente en los túneles urbanos de Barcelona, que suponen unos cuellos de botella en los accesos y salidas de la capital. Es el pan de cada día para aquellos que se mueven hacia o desde Barcelona.

Atascados en el siglo XIX
El cuello de botella para toda la red de Rodalies se crea en la unión de las líneas férreas procedentes de Vilanova y Vilafranca cuando embocan en L’Hospitalet su entrada al túnel de Barcelona. En ese punto también coinciden el resto de trenes, incluido el AVE. Además, la infraestructura incluye el paso subterráneo de la línea C-2 que viene de Vilanova bajo la línea C-4 evitando cizallamientos y aumentando la capacidad de las vías existentes. En definitiva, se trata de un “bypass” que resuelve el colapso de Rodalies.
Aunque se ha experimentado una notable mejora en Rodalies en los últimos tiempos, desde que Pere Macies coordina en Cataluña esta infraestructura para el Ministerio de Transportes, Rodalies sigue siendo del siglo XIX para la alcaldesa de l’Hospitalet. Al menos en el caso de su ciudad, porque la última intervención importante en la red ferroviaria data de 1975, con la llegada del tren al aeropuerto. Marín subraya en sus intervenciones la importancia de un transporte público de calidad como un “tema estratégico del país”, para evitar la congestión y la contaminación atmosférica. Según datos del Institut Cerdà, la inversión del intercambiador supone un balance positivo, “pues con una inversión de a lo sumo 700 millones de euros se obtendría un retorno social anual de 3.400 millones euros”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto