www.elllobregat.com

Foto de salida

Por Lluis M Estruch
Los modernos métodos de medición en deporte son ya habituales cuando existen dudas sobre el resultado final en una carrera o en jugadas embarulladas. En otros debates, la buena información es clave para precisar las pugnas legítimas e interesadas, que existen sobre asuntos de interés público en su fase inicial.
El editor Pérez Llorca, exponía el desconcierto informativo que le produce la lectura de los grandes de la prensa, cuando es preciso formarse un criterio sobre asuntos polémicos pero de gran interés social. Por el contrario la prensa local, debe precisar y recoger informaciones muy desde abajo, para mantener su credibilidad ante la opinión pública (véase el excelente film “Crónica francesa” de W. Anderson y se entenderá).

Eso fue dicho en una reunión en las oficinas de “El Llobregat”, hace unos días, ante los dirigentes de Fomento y el “Institut Sant Isidre”, Baldiri Ros y Carmen Bruach. Santboyanos los dos y desde hace 27 años en la dirección de la considerada patronal agraria con sus 160 años de antigüedad, y radicada en el Palacio Fivaller, en restauración, del barrio Gótico.

A la reunión asistió también el presidente de la Cooperativa de Viladecans, Sr. Faura, que excusó al Sr. Pañella de la Cooperativa de Gavá; el Sr. Bolaños, exsecretario de comunicación del Sr. Montilla y consultor actualmente, no pudo asistir a última hora por imprevistos. Esta en promoción de su libro sobre “Iván Redondo”.

Tras el aplazamiento de la ampliación del Aeropuerto que los asistentes lamentaron de diversas maneras, surgió el tema del decrecimiento económico, teoría regresiva y recelosa del progreso humano y material. Y cómo no, el candente asunto de los Zonas ZEPAS (reservas ornitológicas) ordenadas por la UE. El Sr. Faura considera el planteamiento último (mapa) lesivo para la agricultura en un sentido extremo; puesto que supone enajenar buenas hectáreas de cultivo para los procesos de migración, nidificación y cría de especies africanas en vuelo hacia el Norte europeo. Y a la vez, ser desposeídos de facto, sin indemnización. El tipo de agricultura intensivo deviene difícil y limitado. Existen ejemplos de graves dificultades en el Delta del Ebre, Aiguamolls del Empordá y sobre todo en la costosísima obra del Canal Segarra-Garriges; asunto que el Sr. Ros trató de corregir ante el Parlamento europeo de Bruselas.

Y de nuevo, la inundabilidad de las tierras bajas de Gavá y Viladecans, donde esa afectación es cada vez más frecuente y que por la inercia de las autoridades del GENCAT aún sigue; tras el preacuerdo frustrado del 2/8/21 entre la ministra gavanesa Sánchez y el conseller Puigneró. Las mejoras hidráulicas no superan los 3 millones de euros. Pero ni así.

Se constata con cierto alivio que la concejala Fernández de Gavá ha optado por los payeses y en Viladecans también existe una apertura; queda Sant Boi que con el nuevo mapa ZEPA, resulta muy afectado y donde se presupone un pronto giro.

La Sra. Bruach reclama el abordaje económico del tema agrario, nos son necesarias las grandes superficies de cultivo como rentables unidades de producción y el facilitar las inversiones en el sector. Y ahí salta la infausta noticia de que el acreditado “Grupo Atmeller”, una empresa familiar modélica con tierras en Viladecans, pretendió instalar sus 285 hectáreas de “Agroparc” en Sant Boi como su primera opción, pero los 180 millones de inversión, tras lo nones santboyanos, irán a parar a Gélida. Una pifia más del Consistorio local, tras el no al “Smart farming” de cultivos hidropónicos con Centro de visitas (35 hectareas) de IKEA, o el anterior no a la Escuela de Ingenieria Técnica Agraria, hoy en Castelldefels. Se coincide en que el éxodo constatable de empresarios agrarios comarcanos puede deberse a las limitaciones burocráticas del Consorcio del Parc Agrari -la Zona 24 del PGM del 1976-, un pesebre político en buena parte. Nuestros emprendedores migran como las aves al Penedés, Tarragona o hasta Almería. Allá no hay ZEPAS. Se pone el ejemplo de un empresario santboyano encallado con el permiso para una balsa de riego, para el cáñamo industrial. Hay sorpresa por el grado de obstruccionismo a la iniciativa privada que arriesga su capital tras el COVID. Se apunta el tema cada vez más complejo de la gestión hídrica en manos de la pasiva ACA en sus vertientes de agua subterránea y de regadío canalizado.

Desde la revista se comenta la necesidad de la presión continua, que se puede ejercer desde el “lobbysmo”. En el mundo anglosajón y Bruselas es una actividad permitida y regulada que ayuda en los grandes empeños empresariales o a simples grupos de interés, sean consumidores, ecologistas o sus contrarios, es útil y funciona. Dada la pérdida de 1.700 millones del Plan DORA para el Prat, el cierre en falso del tema de las ZEPAS puede suponer, como dijo alguien, “la eutanasia para nuestro sector agrario”. A fines del 2021, la Consellera Jordá hará la foto-final de la carrera. que por ahora gana una pequeña entidad conservacionista DEPANA. Tomemos nota porque Bruselas también lo hará.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(1)

+
0 comentarios
Portada | | Índice temático | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto