www.elllobregat.com
El estadio del RCD Espanyol, institución de la comarca controlada por el empresario chino Chen Yansheng.
Ampliar
El estadio del RCD Espanyol, institución de la comarca controlada por el empresario chino Chen Yansheng. (Foto: Montaje de Andrés Durán)

El poder chino en el Baix Llobregat

viernes 01 de febrero de 2019, 00:00h
El Llobregat analiza el peso económico, demográfico y cultural de la comunidad china en la comarca.

Bienvenidos al año 4717. Este 5 de febrero, muchos ciudadanos chinos del Baix Llobregat y L’Hospitalet celebran el Año Nuevo Chino, más conocido como Año Nuevo Lunar o la Fiesta de Primavera. Mientras nosotros seguimos el calendario gregoriano y acabamos de comenzar 2019, el gigante asiático se prepara para comenzar un nuevo año encabezado por uno de los animales predilectos para los mandarines: el cerdo. Esta particular tradición data del año 2637 a. C., cuando se introdujo el calendario de cinco ciclos de 12 años regidos por animales distintivos de la cultura oriental: rata, toro, tigre, liebre, dragón, serpiente, caballo, oveja, mono, gallo, perro y cerdo.

Entre China y el Baix Llobregat
El Guo Nian, como se conoce al Año Nuevo Lunar en China, significa celebrar un nuevo año o superar al ‘Nian’, dado que el carácter 年 significa ‘año’ o ‘el monstruo Nian’. Aquí hallamos el porqué de dicha celebración: ahuyentar a este ser con una cabeza larga y cuernos afilados. Según la creencia popular, el Nian habita en el fondo del mar durante todo el año lunar, pero al acabar el ciclo, en Nochevieja, sube a los pueblos y ciudades para comerse a la gente y al ganado. Para conseguir ahuyentarlo utilizan símbolos que aterran a esta criatura, como papeles de color rojo, velas o, incluso, los famosos petardos que inundan las ciudades de China en estos días.

El Baix Llobregat se ha ido convirtiendo paulatinamente en un lugar de inversión y residencia de muchos ciudadanos de origen chino que han venido con su cultura y han adoptado tradiciones tan nuestras como los Reyes Magos. Así lo explica a El Llobregat Lidia Tubert, coordinadora de actividades culturales de la Fundación Instituto Confucio, que además es la encargada de organizar el Año Nuevo Chino en la capital catalana, muestra de la influencia de este país en todo el tejido metropolitano.
“El Año Nuevo Lunar es la principal fiesta, sería como nuestra Navidad. De hecho, en China se paraliza todo”, afirma Tubert para exponer la importancia de esta celebración que sigue manteniéndose a miles de kilómetros de distancia del país oriental. Una época de gran movimiento, dado que mucha gente que trabaja en grandes ciudades como Pekín, Shanghái o Chongqing viaja a sus pueblos o ciudades de origen para poder reencontrarse con su familia y celebrar la Fiesta de Primavera. No obstante, no solo se ahuyenta al Nian durante un día, según explica la coordinadora cultural del Instituto Confucio, puesto que las celebraciones se alargan “entre una semana y un mes”, recalcando que “los estudiantes universitarios tienen un mes de vacaciones”.

La mezcla de tradiciones entre el Baix Llobregat y China se observa, en particular, al preguntar a dos grandes exponentes de la adaptación de los ciudadanos chinos en la comarca como son Yeyé, originaria de Xintian y propietaria de varios negocios como el supermercado Charter de Sant Boi, o Tao, originaria de Songjian y que regenta el Bar Mune también de Sant Boi. Ambas mujeres explican que celebran “todas las fiestas”, tanto las nuestras como las referentes al Año Nuevo Chino. Sin embargo, en muchas ocasiones, como en la Fiesta de Primavera están “trabajando” y no pueden festejarlo como en su país.

La fiesta del Año Nuevo en Cataluña
Tao asevera que “en China para Año Nuevo hay mucho movimiento, no como aquí”, en comparación con nuestra Nochevieja del día 31 de diciembre, además de reconocer que su conmemoración de la entrada de Año Lunar suele ser breve porque “no tienen tiempo”. No obstante, siempre intentan cenar en familia para celebrarlo o ir a comer “comida típica china a un restaurante”, dado que muchas veces lo que nos ofrecen en los mesones chinos no suele ser la gastronomía real del país, como los rollitos de primavera o el cerdo agridulce. Yeyé también expone su situación ante ese gran día de la misma manera: el trabajo les impide realizar una gran celebración. Aunque, según explica la comerciante, siempre intentan “salir por la noche” para mantener la tradición.

Como hemos dicho, y aunque no sea de la misma categoría que en China, también existe una celebración del Año Nuevo Lunar en Barcelona organizada por el ayuntamiento barcelonés, la Casa Asia, la Fundación Instituto Confucio y otras asociaciones de la ciudad y su área metropolitana. Tubert, como encargada de la organización del evento, destaca que “el Año Nuevo Chino en Barcelona es una idea de inclusión con la ciudad dentro de esta fiesta”. Por ello, no es la celebración de los chinos que viven en Barcelona, sino “una fiesta de ciudad”, y así es como se presenta. No solo engloba simbología del país del dragón, sino que “contiene elementos tanto de la cultura china como danzas del dragón o del león, grupos de Tai Chi o Kung Fu, así como de la catalana con castellers, trabucaires o diables”, recuerda Tubert. Sin embargo, siempre hay un nexo de unión entre ambas culturas y la representante del Instituto Confucio afirma que “los petardos” son comunes tanto en las celebraciones catalanas como chinas. Esta gran fiesta multicultural tiene lugar el día 2 de febrero en el Arco del Triunfo, con espectáculos y una feria cultural y gastronómica china.

Al preguntar a Yeyé y Tao sobre esta celebración, dicen que la han visto por la televisión y reconocen que “nunca” han asistido. La propietaria del bar Mune afirma que “es una celebración muy bonita”, pero que “es más pequeña” que la de su país.

La comunidad china en el Baix Llobregat
La peculiaridad de las tradiciones chinas y sus diferencias con las nuestras, las occidentales, haría pensar en el gran choque cultural que supone para todas esas personas que salieron de su país para establecerse en poblaciones como Sant Boi, Sant Feliu o Viladecans. Sin embargo, la capacidad de adaptación de los ciudadanos chinos es muy superior a la media.

Yeyé afirma literalmente que comen “normal”, como nosotros, mezclando ambas cocinas, porque “no están en China”. Además, la propietaria de varios comercios como el supermercado Charter de Sant Boi señala que lleva “más de 10 años en la ciudad” y se siente “cien por cien sanboyana”. Otra muestra de la inclusión social de dicha comunidad. Aunque no tan solo muestra esta capacidad de adaptación Yeyé. Tao explica que se han “acostumbrado a las celebraciones, tradiciones y forma de vivir de aquí”, en las que ambas mujeres han encontrado una forma de prosperar abriendo diversos negocios, aprendiendo los idiomas -catalán y castellano- y trabajando no solo para sacar adelante a su familia sino aportando algo más a la sociedad.

Por ende, el espíritu chino es emprendedor e innovador, especialmente el de las mujeres, como Yeyé o Tao que han tenido la capacidad, a fuerza de trabajar en talleres u otros lugares, de prosperar y convertirse en comerciantes de gran recorrido.

Su presencia numérica en el territorio
Esta visibilidad de la diáspora china en la comarca ha ido en aumento. De hecho, si analizamos los últimos datos del Consell Comarcal se observa que es una de las que más ha crecido, con un 7,1% de variación interanual y un total de 4.325 ciudadanos censados. De hecho, el Baix es una de las comarcas con más chinos de Cataluña. Las poblaciones que registran mayor porcentaje de personas de esta nacionalidad son Sant Feliu -10% del total de la población extranjera-, Sant Boi -10%-, Viladecans -9%- y El Prat -9%-.

No es de extrañar que con estos porcentajes y la capacidad de trabajo y de iniciar nuevos retos empresariales, haya hecho que tengamos más presente que nunca en nuestra comarca a los naturales de este país asiático. Yeyé cuenta con diversos negocios en Sant Boi, L’Hospitalet y había tenido también otros comercios en Viladecans, que luego traspasó. “No fue fácil montar el supermercado, trabajaba y lo ahorraba todo, solo gastaba las propinas”, recuerda la propietaria del Charter. Yeyé dice que “con lo que tenía ahorrado” y el dinero que le prestó la familia y los amigos pudo abrir las puertas de su primer establecimiento. Pero no se quedó ahí, compró bares y tiendas de todo tipo. Muchas de ellas las compró “baratas”, trabajó atrayendo nueva clientela y luego las vendió “obteniendo beneficios”. Yeyé además tiene contratados a varios empleados españoles, porque afirma que “hay que hacer pueblo”. En este sentido, explica por qué no contrata a sus paisanos: “Nos ayudamos entre nosotros, pero no nos contratamos los unos a los otros”, asegura.

Pero no solo estamos viendo como los comercios de las ciudades son regentados por ellos; además, muchas de las grandes empresas del territorio han sido adquiridas por chinos, como es el caso del RCD Espanyol o la terminal de última generación de Hutchinson en el puerto.

La nueva expansión comercial y empresarial de China ha provocado que superpotencias como Estados Unidos vean con recelo a una economía que crece al 6,6% anual, empezando lo que se conoce como la guerra comercial entre ambos países. Esto, extrapolado al Baix Llobregat, también tiene su sentido: ahora no solo vemos marcas norteamericanas instaladas en nuestra comarca, sino que el país asiático está comenzando a entrar a un ritmo acelerado.

Wu Lei: el goleador del fútbol chino llega al Baix
El Grupo Rastar compró el RCD Espanyol [ver página 11], que recientemente ha fichado a la estrella del fútbol chino, Wu Lei, que procede del Shanghái SIPG FC. Por otra parte, Hutchinson se ha establecido al lado de las costas de El Prat con su sede para el transporte marítimo en el Mediterráneo desde China, y El Corte Inglés –que cuenta con un centro en Cornellà- y Alibaba Group han sellado un acuerdo para potenciar el comercio online frente al auge de la norteamericana Amazon. Y así, podríamos continuar aportando ejemplos de la expansión del dragón asiático en nuestra comarca, autonomía, país o continente. Según datos de ESADE de 2015, la tendencia es que cada vez más el destino de las inversiones chinas sean los países mediterráneos como España, Italia o Grecia.

Todas estas alianzas, adquisiciones o inversiones potencian también las grandes infraestructuras como el puerto –como ya hemos visto con Hutchinson- o el Aeropuerto de El Prat, donde las conexiones con Pekín o Shanghái de Air China o con Hong Kong de Qatay Pacific son cada vez más rentables. De hecho, esta última aerolínea ha anunciado que en sus rutas entre Barcelona y Hong Kong incorporará a partir de abril un nuevo Airbus A350-1000, aumentando así la capacidad de pasajeros en cada vuelo.

Gran potencia cinematográfica
Pero la huella china va más allá, ofreciéndonos una cultura cinematográfica alternativa a Hollywood que recogen acontecimientos como la Mostra de Cinema Asiàtic de CineBaix en Sant Feliu. La película con la que se inauguró el pasado 24 de enero este festival comarcal de cine fue precisamente de un director chino, Jia Zhangke, con La ceniza es el blanco más puro. Y es que China está disputando el liderazgo cinematográfico mundial, superando a Estados Unidos en la recaudación en taquilla el pasado año y convirtiéndose en el mayor mercado mundial del cine.

China está comenzando a entrar en nuestras vidas como la gran superpotencia del momento, que a fuerza de trabajo y perseverancia está logrando una expansión cultural, económica y de influencia política vista pocas veces en la historia de la humanidad. En realidad, se está cumpliendo la profecía de Napoleón y Lenin: “Cuando China despierte, el mundo temblará”.

El año del cerdo
Este año, además, es especial porque comienza el año del cerdo, un animal que junto al dragón goza de gran popularidad en el gigante asiático. “Junto con el dragón, el cerdo es uno de los animales que está mejor considerado”, así lo explica Tubert, que recalca que “incluso las parejas que quieren tener descendencia hacen el cálculo para que su hijo nazca en el año del dragón o el cerdo”. Esto se debe a que tradicionalmente son años que traen buena suerte, riqueza o fortuna.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto