www.elllobregat.com
Enric Llorca: “La solidaridad de todo Sant Andreu durante la pandemia contrasta con el sectarismo de ERC”
Ampliar

Enric Llorca: “La solidaridad de todo Sant Andreu durante la pandemia contrasta con el sectarismo de ERC”

lunes 07 de junio de 2021, 18:01h
Con el despegue de la vacunación contra el covid-19 se abre un horizonte de esperanza y se atisba la luz al final del túnel. Incluso en Sant Andreu de la Barca, un municipio muy castigado por la pandemia, porque en su titánica lucha contra el coronavirus tuvo que esquivar y sobreponerse a las zancadillas que sibilinamente le puso FEM Sant Andreu (una formación de marca blanca bajo la que se esconde ERC), que en lugar de ponerse del lado de los vecinos y los enfermos prefirió alinearse con la errática gestión de la crisis de la Conselleria de Salut, simplemente porque eran compañeros de filas.

El alcalde, Enric Llorca (PSC), recuerda con dolor los duros momentos del inicio de la pandemia del covid-19 porque el “impresionante” despliegue de solidaridad de la ciudad no fue total debido al sectarismo de una minoría que ni se planteó subirse al carro común pero que ahora busca desprestigiarle con una campaña basada en mentiras

Parece que, ahora sí, se está venciendo al covid-19 después de más de 14 meses de lucha sin respiro en todos los frentes. Sant Andreu de la Barca lo pasó muy mal durante el primer tramo del estado de alarma. Y supongo que como alcalde, y también como médico del Centro de Atención Primaria (CAP) local, todavía más. Igual que el resto del equipo de gobierno. Pero se consiguió sobreponerse. ¿Cómo se ven ahora aquellos momentos?
Fueron momentos muy difíciles. No teníamos experiencia en algo así, pero desde el principio tuvimos claro que lo prioritario era defender los intereses de los ciudadanos de Sant Andreu. Aunque siempre he actuado como el alcalde de todos los ciudadanos, de los que me votan y de los que no, fui consciente de que más que nunca debía trabajar en favor de todos, sin distinciones, sin tener en cuenta colores políticos. Trabajamos muy duro y sin discriminar a nadie. Y eso, a veces, les duele a algunos.

El equipo de gobierno municipal tuvo que volcarse desde el minuto cero para hacer frente a la emergencia sanitaria, económica y social. ¿Estuvo solo ante el peligro?
Para nada. Todo lo que se consiguió fue gracias a la generosa solidaridad ciudadana. Fue algo impresionante. La ciudad se volcó. Se hizo una labor muy buena a pesar de que la situación era crítica. Sanitarios, profesionales, policía local, cajeras, dependientes de tiendas de alimentación… Ayudó casi todo el mundo. Casi todo.

Con el alcalde al frente…
Intenté estar desde el primer momento en primera línea, como médico del CAP y como alcalde. Siempre se sabía dónde estaba y que se me podía encontrar, para escuchar, para defender la ciudad, para mejorar... Y cómo médico decidí estar en primera línea, en los momentos más difíciles, cuando los profesionales estaban poniendo en riesgo sus vidas.

¿Y el esfuerzo general dio frutos?
No tuvo la recompensa que se merecía. En 48 horas montamos un hospital de campaña en el polideportivo municipal entre todos, de los vecinos -que se ofrecieron desinteresadamente para ayudar o aportaron todo lo que pudieron-, de las empresas -que facilitaron las sábanas y los colchones-, de Médicos Sin Fronteras y de la Guardia Civil, que nos cedió las camas y las mesitas y se encargó de montarlo. También merece un reconocimiento especial la cadena Catalonia, que cedió el Hotel Bristol para que fuera medicalizado y convertido en un hospital para enfermos de covid-19, confortable, próximo, con servicios programados y con el personal necesario para que funcionara a pleno rendimiento. Había voluntarios hasta para el cátering y la Diputación de Barcelona se hacía cargo de la lavandería y de la seguridad. Hasta se disponía de una bolsa de auxiliares de apoyo al personal de enfermería. Seguro que el hospital de campaña y el hotel medicalizado habrían salvado algunas vidas.

Habrían... porque nunca llegaron a ponerse en marcha. ¿Qué pasó?
Fue una irresponsabilidad de ERC, que en Sant Andreu se esconde tras las siglas de FEM porque no se atreven a decir que son independentistas para no perder votantes. La solidaridad de todo Sant Andreu contrasta con el sectarismo de ERC, que se puso del lado de la Conselleria de Salut porque era de su mismo color político, aunque lo estaba haciendo fatal. Vetó los dos proyectos pese a que estaban listos para entrar en servicio. FEM nunca estuvo en primera línea ni se ofreció para nada. Prefirió defender sus intereses. Es la triste realidad. Votaron en contra del hotel medicalizado en el pleno aduciendo que ya sabíamos que se iba a abrir. Mentira. Porque los suyos, desde Salut, no lo permitieron.

¿Y por qué no se permitió?
Es difícil de entender. Son tan sectarios que desprecian cualquier ayuda que no venga de los suyos y sea para los suyos.

Es difícil poder justificar algo tan grave...
Sí, se han puesto en evidencia. Por eso han iniciado una campaña para dañar la imagen del alcalde, porque me he partido la cara por todos, y también la del equipo de gobierno. Con falsedades y con juego sucio. Están llenado las redes sociales de mentiras desde el anonimato. Sin dar la cara. Dicen que cobro un sueldo mayor de lo que me corresponde como alcalde, y es completamente falso. Solamente percibo una indemnización por la asistencia a los plenos y la cifra que percibo se aprobó con el voto favorable de FEM. Tergiversar sobre esto y de esta forma me parece tan mezquino como insolidario. En el PSC no nos escondemos, estamos orgullosos de nuestra ideología. Somos el gobierno de todos y luchamos contra las desigualdades y las injusticias sin pensar en el color político.

Suena a venganza, a ‘vendetta’.
Lo es. Han puesto en marcha esta campaña de desprestigio, de acoso y derribo, para ocultar sus vergüenzas. Sobre todo desde que declaramos a la consellera de Salut, Alba Vergés, persona non grata.

¿Era tan necesario montar los dos hospitales?
Por supuesto. La gente estaba sufriendo y se mandaba a casa a personas contagiadas que podrían haberse hospitalizado. Hay que estar ahí para ver a los profesionales del CAP llorando de impotencia el día que el Hospital de Martorell no aceptó más enfermos. Y mientras pasaba eso, quienes se oponían al hospital de campaña y al hotel medicalizado estaban tranquilamente en sus casas.

Habrá traído consecuencias...
Sin duda. Seguro que ha habido más afectaciones, más casos y más contagios. Confinar a personas sanas con infectadas en un piso de 50 metros cuadrados es un terrible foco de contagios. Hicimos lo indecible por salvar vidas. Y si nos equivocamos, pedimos disculpas. III

Respuesta inmediata para doblegar la pandemia
El inicio de la pandemia fue contestado desde el Ayuntamiento de Sant Andreu de forma inmediata. Con el inicio del confinamiento, se puso en marcha un dispositivo de atención a las emergencias sociales que funcionó las 24 horas hasta el final de la desescalada. En el equipo trabajaron 15 profesionales que atendieron 5.281 llamadas. En paralelo, se reforzaron los servicios municipales para atender las necesidades sociales más básicas y se implementó un plan de medidas urgentes que permitió, entre otros logros, evitar cortes de luz que afectaron a más de 643 personas (un 63,18% más que en 2019), destinar 82.376 euros a cien tarjetas monedero para familias sin recursos (que beneficiaron a 174 niños)y la aportación de 31.880 euros al banco de alimentos de Creu Roja (que atendió a 250 familias y unos 787 usuarios nuevos). Además, se gestionaron 48 ayudas al alquiler por impagos, se dio cobertura a 60 mujeres en situación de violencia machista (un incremento del 160%) y se amplió la atención domiciliaria a las personas mayores con 5.228 horas extra de servicio entre marzo y septiembre de 2020. Además, se entregaron a domicilio 299 pautas médicas por encargo del área básica de salud, 67 envíos de materiales de protección (EPI) y 349 menús a personas en cuarentena y se dio apoyo psicológico a vecinos confinados. Las medidas sociales desplegadas por el consistorio durante los primeros 14 meses de azote del coronavirus han supuesto un desembolso de más de 855.385 euros, lo que equivale al 68% del presupuesto, y que ha permitido atender a 3.878 personas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto