www.elllobregat.com
Zora, la pingüina
Ampliar

Zora, la pingüina

viernes 06 de diciembre de 2019, 09:00h
Al retornar al mosaico yugoslavo, tras muchos años, he recordado a Zora, la guía serbocroata que trató de ocultar las tensiones internas de los llamados eslavos del Sur.

Zora, -’Amanecer’, en serbocroata- era hija de una pareja comunista, padre serbio y madre croata miembro de la “nueva clase” que denunció Dilas: corrupta y contradictoria. Nuestro grupo disfrutaba del viaje pese a las deficiencias del servicio turístico estatal, que abundaban, con un personal más torpe y desatento según el lugar. Los serbios hoscos, los croatas flexibles, los bosnios y kosovares atrasados respecto a los eficaces eslovenos. Un país, con el mismo idioma y raza, pero con diversos amos que le habían marcado.

Zora condenaba a sus compatriotas musulmanes por su estricto atavismo y en especial a las mujeres, que en un país laico e igualitario se supeditaban al varón.

Los yugoslavos en 1979 eran prósperos, pero vivían por encima de sus posibilidades. Zora discutidora y entrometida, bromeaba sobre ello y no se privaba de proponernos delicias fuera de programa. Una tarde tras una visita a un criadero de ostras, ya en Dubrovnik, se inició el terremoto de Kotor escala 6,4, con 200 muertos e importantes daños. Nadie nos avisó en el hotel, ninguna sirena sonó y tras el pánico inicial salimos todos a la calle; allá estaban los empleados huidos.

Al día siguiente Zora avisó de que el viaje seguía; Kotor destruida, el puente del Mostar afectado y el Mariscal Tito que por TV solicitaba ayuda internacional sin rubor. Zora y el chófer se mostraban reservados en informar. Así pues cuando ya en Macedonia nos despedimos para entrar a pie en Albania, sabíamos que los balcánicos no dan una importancia excesiva a los temblores.

Tiempo después, en 1991, estalló la guerra civil (92 mil muertos) que troceó el país; las visitas posteriores, difíciles por la guerra y las nuevas fronteras. Barcelona, generosa, creo el distrito XI para ayudar a Sarajevo, la ciudad donde empezó la I GM y la guerra civil entre eslavos.

Sé que a los opuestos a la desunión les llamaron “pingüinos”, y me preguntó si Zora ya madura y con doble pertenencia a Serbia y Croacia, fue una “pingüina” forzada a elegir o a exiliarse.
Pienso en una Cataluña mestiza que deba elegir con desgarro; en su larga y doble ausencia de gobierno, en el desprestigio internacional y la crisis económica. El cambio climático, ¿afectará a nuestros pingüinos?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto