www.elllobregat.com
Viladecans denuncia un nuevo revés de las administraciones al esperado Metro del Delta
Ampliar

Viladecans denuncia un nuevo revés de las administraciones al esperado Metro del Delta

martes 10 de noviembre de 2020, 17:04h
El ayuntamiento de la ciudad ha presentado alegaciones al Plan Director de Infraestructuras (PDI) 2021-2030 porque no prioriza la futura línea de ferrocarril soterrada entre Castelldefels y Sant Boi ni incrementa la frecuencia de paso de los trenes de Rodalies en el actual apeadero de la ciudad

El esperado y reclamado Metro del Delta parece que se va a quedar una década más en vía muerta si las administraciones competentes no dan marcha atrás y le ponen remedio. El Ayuntamiento de Viladecans ha presentado alegaciones en el Plan Director de Infraestructuras de la Región Metropolitana (PDI) para el periodo 2021-2030 porque no considera prioritario la creación de la nueva línea férrea soterrada que uniría Castelldefels con Sant Boi (pasando por Viladecans y Gavà) y posteriormente atravesaría el río Llobregat bien hasta Cornellà o, directamente, hacia la Diagonal de Barcelona.

La construcción del Metro del Delta fue pactada por la Generalitat de Cataluña y el Gobierno de España en el año 2006, fue fruto del acuerdo entre la Generalitat y el Gobierno de España. Tras el pacto y la presentación de varias alternativas, se acabó fijando que la nueva línea férrea se integraría en la red de Cercanías como una bifurcación desde Castelldefels de la actual R2 Sud de Rodalies, que discurriría bajo el casco urbano de las cuatro ciudades.

Tras superar todos los trámites medioambientales, el proyecto fue sometido a exposición pública (trámite previo a la redacción del proyecto) en 2010 pero la crisis económica y la falta de voluntad impidieron su desarrollo. “El proyecto hace demasiados años que está parado y necesita una revisión”, han recordado fuentes municipales.

Objetivo poco ambicioso

El nuevo PDI 2021-2030 incluye la actualización de la propuesta de 2010 para el Metro del Delta, pero retrasa la redacción del nuevo proyecto constructivo hasta el año 2027. El Ayuntamiento de Viladecans ha calificado este calendario como “un objetivo muy poco ambicioso” y pide que se recorten los plazos y se adelante la construcción.

El menosprecio por la nueva línea de ferrocarril soterrada es una prueba más de que desde las administraciones “se continúa apostando para densificar un modelo radial respecto a los nodos centrales de Barcelona”, según un portavoz del consistorio viladecanense. Esta situación penaliza la mejora de las conexiones entre los diferentes municipios de la primera corona metropolitana y “cronifica la congestión del transporte público en los recorridos hacia los nodos principales” de Barcelona, han lamentado las mismas fuentes.

Si lo que se pretende con el nuevo PDI es reducir el uso del vehículo privado y que la ciudadanía se pase decididamente al transporte público es imprescindible “que se opte por un impulso más ambicioso de nuevas infraestructuras de gran capacidad, como el Metro del Delta, que aumentan significativamente las conexiones intermodales”, han subrayado desde Viladecans. “Por eso debe priorizarse decididamente su ejecución”, han recalcado las mismas fuentes.

Mejorar las frecuencias de la R2 Sur

La actual estación de Viladecans funciona como un apeadero en el que no tienen parada todos los trenes de Cercanías de la línea R2 Sud, lo que supone “un agravio” para la ciudad que el PDI 2021-2030 vuelve a dejar pendiente de solucionar, otra vez, “por falta de voluntad política”, ha advertido el ayuntamiento de la ciudad.

Así, el consistorio también ha presentado alegaciones al PDI porque tampoco contempla aumentar la frecuencia de paso de los trenes con parada en la estación de Viladecans, para atender a la creciente demanda de usuarios. Además, no se recoge que el apeadero tiene que remodelado, con más y mejores servicios para los pasajeros y más plazas de aparcamiento. “Es urgente incrementar la frecuencia de parada de los trenes y mejorar la estación y su aparcamiento para favorecer el uso del ferrocarril y reducir los actuales problemas de movilidad en el municipio y sus efectos ambientales”, han indicado fuentes del consistorio.

Menos servicio de trenes

Viladecans es la ciudad con más población que atraviesa la R2Sud (Sant Vicenç de Calders-L’Hospitalet) pero la que menos servicio de trenes tiene. En los últimos años, se han intensificado las reivindicaciones en favor de un aumento de la frecuencia de paso, pero el asunto sigue encallado.

El actual apeadero se encuentra en el centro de las áreas de actividad económica más intensa de la ciudad: rodeado de dos centros comerciales (Vilamarina y The Viladecans Style Outlets), y contiguo a un parque de oficinas (que pronto doblará su superficie) y a los hoteles existentes, a los que pronto se sumarán otros dos. Lo único que se ha conseguido hasta el momento es que los fines de semana todos los trenes de la línea tengan parada en Viladecans.

Sin embargp, de los 99 trenes de Rodalies que pasan un día laborable en cada dirección, hay 33 que no paran en sentido sur y otros 28 que no lo hacen en sentido norte. Es decir, un 31% de los convoys pasa de largo. Incluso hay dos franjas cada hora de más de veinte minutos en los cuales no se para ningún tren.

Una gran estación urbana

Existe, desde hace más de diez años, un anteproyecto ideado por técnicos municipales que contempla una nueva estación integrada en la ciudad, medio subterránea, cubierta con una extensa plataforma a nivel de la urbanización exterior que cubriría gran parte de las vías y los andenes. Esta plataforma contaría con grandes vacíos para facilitar la iluminación y la distribución de todos los accesos. El planteamiento es posible porque las últimas infraestructuras urbanas vecinas construidas –los centros comerciales y un hotel– han comportado la elevación de las cotas de nivel de las calles del entorno, hecho que permitiría la cobertura sin necesidad de modificar la rasante actual de andenes y vías de la infraestructura ferroviaria.

La superficie construida total seria de más de 5.000 metros cuadrados. El cuerpo principal sepultado tendría una superficie superior a los 3.000 metros cuadrados y podría incorporar el sistema de andenes de 160 metros de longitud en cada sentido. Además, incluiría los accesos y servicios complementarios como cafetería y restaurante, quiosco, etcétera). El nuevo conjunto edificado podría disponer de un aparcamiento en su interior, con un total de unas 240 plazas a las cuales se sumarían 105 más del aparcamiento exterior (345 plazas en total).

Viladecans denuncia un nuevo revés de las administraciones al esperado Metro del Delta
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

1 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto