www.elllobregat.com
La atención pediátrica pone al rojo vivo el pleno de febrero
Ampliar

La atención pediátrica pone al rojo vivo el pleno de febrero

De Pleno - L'Hospitalet

miércoles 24 de febrero de 2016, 11:35h

Familias y miembros de las asociaciones de vecinos reclaman la dimisión de la dirección del ambulatorio de La Florida

Las pancartas comenzaron a brotar en cuanto tomó la palabra la portavoz del grupo municipal ICV-EUiA i Alternativa-Pirates, Ana González. En rojo sobre blanco, miembros de las asociaciones de vecinos, padres, madres y niños mostraban con claridad su posición: “Dimissió Direcció Cap La Florida”, “Necessitem urgències pediàtriques els caps de setmana a L’Hospitalet”, “Que tornin el doctor Parreño i la doctora Vaca”. Mientras tanto, la portavoz de Canviem L’Hospitalet explicaba que en octubre se habían marchado los dos pediatras de referencia del CAP de La Florida, porque no soportaban “el caos imperante” en el centro, que además carecía del personal de enfermería necesario para dar servicio a los 3.000 niños de la zona norte de la ciudad. Y que no se trataba de un caso aislado, ya que también han detectado carencias en los centros de Can Serra, Torrassa i Collblanc. Por no hablar de la inexistencia de atención pediátrica los fines de semana y festivos en horario nocturno y la necesidad de desplazarse al hospital Sant Joan de Déu en caso de urgencia.

Los ánimos se caldearon al máximo cuando diversos concejales se negaron a pedir al Departament de Salut de la Generalitat la destitución de la directiva del CAP de La Florida i del SAP DELTA, tal y como figuraba en el primer punto de la moción. El portavoz de CiU, Jordi Monrós, alegó que se mencionaban los recortes en sanidad para desgastar al Govern, a lo que se replicó desde los asientos: “Madre mía”, “Vergüenza”, “Que vivan las mutuas privadas”. ERC, por su parte, indicó que ya había un expediente abierto y que los niños cuentan con atención pediátrica adecuada, pues pueden acudir a Sant Joan de Déu. “¡Mentira”, “¡Eso es Esplugues!”, “¡Menos embajadas!”. Tampoco convencieron las respuestas del PSC y los exconcejales de Guanyem, quienes alegaron ausencia de competencias para solicitar dimisiones, algo que indignó a los asistentes y que expresaron levantando de nuevo las pancartas. La alcaldesa, Núria Marín, intentó apaciguar los ánimos y se comprometió a plantear esta cuestión en la próxima visita oficial del president de la Generalitat a la ciudad, prevista para este viernes.

Más tranquilo se mostró el pequeño grupo de mujeres ataviadas con camiseta azul y logo naranja, pertenecientes a la Associació Catalana d’Afectats de Fibromàlgia, Síndrome de Fatiga Crònica i Sensibilitat Química Múltiple, quienes, esta vez sí, recibieron el apoyo de todo el Consistorio para pedir cuentas a la Generalitat y protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la jornada.

El Consell de Ciutat saca a la luz diferentes concepciones de participación ciudadana

En el pleno de febrero también se dio a conocer la constitución del Consell de Ciutat para la nueva legislatura, con el nombramiento de los miembros que formarán el pleno del máximo órgano consultivo de participación ciudadana al que obliga la Ley de Grandes Ciudades. El grupo municipal CUP-PA fue el único que votó en contra, por considerarlo “inútil” para fomentar la participación, si bien todos los grupos se mostraron críticos con la forma de funcionar hasta la fecha, por lo que la mayoría solicitó la revisión y modificación del Reglamento de Participación Ciudadana. El concejal de Participación Ciudadana, Manuel Brinquis, explicó que se habían enviado dos notificaciones a todas las entidades y que habían admitido a todas las asociaciones que cumplían unos requisitos que no especificó. En total, 131 personas, según la nota de prensa municipal.

La polémica sobre la participación no sólo no se apaciguó, sino que subió unos grados a raíz de la intención del Gobierno municipal de modificar el Pla General Metropolità (PGM) para permitir que las zonas calificadas como industriales situadas entre la avenida Carrilet, la Fabregada, la Travesía Industrial y la calle Rosalía de Castro también puedan usarse con fines culturales y, de ese modo, avanzar en el desarrollo del denominado Distrito Cultural. El portavoz de la CUP-PA, Khristian Giménez, cuestionó el modelo de negocio y de ciudad, y puso en duda que dicho modelo haya sido el resultado de un proceso de participación real. Giménez planteó incluso que L’Hospitalet On sólo había servido para legitimar lo que el Gobierno municipal ya tenía decidido de antemano, algo que molestó al primer teniente d’Alcaldía, Francesc Josep Belver, quien calificó de “mentira” dicha afirmación. Belver también consideró una “barbaridad” que los representantes de Canviem L’Hospitalet calificaran el acuerdo de “pelotazo urbanístico”, ya que no se estaba planteando un modificación en la calificación del suelo, por lo que no estaba prevista la construcción de viviendas ni el consiguiente aumento de precio. En este momento quedó claro, y así lo explicitó el concejal de la CUP-PA, que se estaban dirimiendo dos conceptos diferentes de participación ciudadana.

Discrepancias que volvieron a salir a la palestra al debatir sobre la creación de un campo de fútbol en los barrios de Collblanc y La Torrassa. En esta ocasión fue Ciutadans quien mostró sus dudas sobre cómo se había tomado la decisión, por el elevado coste del proyecto -2 millones de euros, según expuso-, porque ya existían otros diez campos de fútbol en la ciudad y porque le hubiera gustado saber si los vecinos habrían invertido dicho dinero en el espacio deportivo o en otras cuestiones como políticas sociales o de apoyo a la creación de empleo. Por el contrario, tanto el PSC como Canviem L’H aseguraron que se había escuchado en todo momento a los vecinos y que por fin se daba cumplimiento a una demanda de muchos años. En todo caso, el concejal de la formación naranja, Jesús A. Martín, aconsejó al Gobierno mostrar más prudencia a la hora de realizar anuncios públicos, pues ya no cuenta con mayoría absoluta y el pleno podría rechazar algunas de sus propuestas. “Van a tener oposición y control de oposición” generó algunos aplausos entre el público.

Las divergencias afloraron de nuevo cuando llegó el turno de debatir la moción conjunta del Partido Popular e ICV-EUiA-Alternativa-Pirates, quienes solicitaron la creación de una aplicación informática que permita conocer, a modo de calendario, la “agenda única” de toda la ciudad, es decir, los actos de la alcaldesa, el gobierno municipal, las entidades y asociaciones y, como se decidió en el momento, también de los concejales de la oposición. El quinto teniente de Alcaldía, Manuel Brinquis, indicó que el grupo socialista haría todo lo posible por mejorar la agenda ya existente en la primera página de la web del Ayuntamiento, pero que todo dependía de las posibilidades técnicas, algo que generó algunas risas entre los presentes en la sala. La portavoz del PP, Sonia Esplugas, insistió en que se trataba de una cuestión de “voluntad política” y que lo importante era que la ciudadanía estuviera bien informada.

Finalmente, también se produjo cierto revuelo cuando se hizo alusión a la propuesta del PP para conseguir unas Fiestas de la Primavera más participativas y cohesionadas. Esplugas planteó la posibilidad de ofrecer conciertos gratuitos y el concejal de Cultura, Jaume Graells, criticó su ignorancia y demagogia, pues ya existían conciertos gratuitos y, si los ciudadanos pagan entrada además de impuestos, es porque se contrata a artistas de primer nivel. Graells también cuestionó que el barrio del Centre deje de ser el eje centralizador de la fiesta y que los ciudadanos –la montaña- también tendrán que salir de su barrio –ir a Mahoma-. La representante popular, por su parte, no entendía por qué hay dinero para ciertas cosas, como el Día de Andalucía, al que mostró todo su respeto, y no para otras. Y desde Canviem L’H se consideró injusto que algunos ciudadanos no puedan acceder a la cultura por carecer de recursos.

La enésima aprobación de la apertura de la radio municipal destapa el retraso en el cumplimiento de las mociones

Con la excusa de la celebración del Día Mundial de la Radio, el pasado 14 de febrero, el Partido Popular presentó una moción en la que instaba, una vez más, a reabrir la radio municipal. Todos los grupos políticos, incluido el PSC, apoyaron la propuesta, si bien la iniciativa sirvió para recordar que dicha decisión ya se había tomado en octubre del año pasado y no se había hecho nada hasta la fecha. Y aquí es donde el ambiente volvió a caldearse, pues el representante de la CUP-PA acusó al Gobierno municipal de hacer “teatro” y de aprobar mociones que después no se cumplen, algo que molestó de nuevo al banquillo socialista, que replicó que habían esperado a la constitución del Consell de Ciutat para ponerse en marcha. A lo que Giménez contraargumentó que eso no era necesario para quitar el nombre de la directora de los medios de la página web y exigió que se coloquen las mociones y los resultados de las votaciones en un lugar accesible en internet.

Los medios de comunicación volvieron a salir a la palestra para, esta vez sí, aprobar con el mayor de los consensos la moción de Esquerra Republicana en la que solicitaba que el edificio de los medios de comunicación de L’Hospitalet lleve el nombre de Francesc Casbas, uno de los fundadores de Radio L’Hospitalet y de la primera televisión local, Teleciudad. La presencia de los familiares del difunto añadió una nota de calor, esta vez en positivo, a la jornada.

Un exasesor de Guanyem consigue un puesto en el Ayuntamiento

Y nueva oleada de críticas de la oposición por la contratación del exasesor de la formación disuelta Guanyem, Miguel J. Montaño, para ocupar una comisión de servicio del área de Salud, pues en su currículum no consta, según expuso el PP, ninguna especialización en el mundo sanitario y, por tanto, podría haberse elegido un funcionario del Consistorio. Es por ello que la mayoría de los grupos municipales solicitaron más transparencia para acceder a la información sobre la relación de puestos de trabajo y lamentaron la desmotivación que podría generar esta decisión entre los trabajadores de la Casa. Los exconcejales de Guanyem, Cristina Santón y Rafel Jiménez, permanecieron en absoluto silencio, por primera vez en todo el pleno.

Tampoco se comentó prácticamente nada sobre los presupuestos, si bien la nota de prensa municipal informa de que rondarán los 224,13 millones de euros, lo que supone un 1,36% menos que en el ejercicio anterior.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Llobregat

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto