www.elllobregat.com
L’Hospitalet encaja las piezas de su Manhattan científico de la Granvia
Ampliar

L’Hospitalet encaja las piezas de su Manhattan científico de la Granvia

Barcelona hace años que empieza en L’Hospitalet. La entrada sur a la ciudad hace décadas que ya no es la plaza España, ni siquiera la plaza de Cerdà, donde se ubica el límite geográfico entre la primera y la segunda ciudad de Cataluña.

Gracias a la cobertura de la Granvia y a la Fira -entre otras actuaciones- el lujoso portal de acceso a la ciudad condal es la hospitaletense plaza de Europa, con sus espectaculares torres rojas, diseñadas por el arquitecto japonés Toyo Ito, y los numerosos rascacielos que las flanquean.
Pero esa puerta pronto va a quedar obsoleta. La reciente aprobación de los proyectos de cobertura y de urbanización de la Gran Via entre la rambla de la Marina, en Bellvitge y el río Llobregat (concretamente de la pieza denominada sector 1 del Plan Director Urbanístico (PDU) Granvia-Llobregat) permitirá vertebrar un auténtico Manhattan a ambos costados de la antigua C-245, con edificios singulares de diseño vanguardista, especializados en ciencia, investigación y docencia universitaria.
Al menos ese el objetivo que persigue el Ayuntamiento de L’Hospitalet. “La idea con la que trabajamos es que el espacio se destine a usos académicos y científicos, como laboratorios y centros universitarios”, avanza el primer teniente de alcalde de la ciudad, Fran Belver (PSC). Se trata de dar continuidad sectorial a dos potentes motores que ya dinamizan la zona: los hospitales de Bellvitge y el oncológico Duran i Reynals (que quedarán unidos a pie plano cuando finalice la reforma urbanística) y el campus de la Universitat de Barcelona.

Ni un metro cuadrado para viviendas
Aunque ha habido mucha especulación al respecto no se van a construir viviendas en todo el ámbito afectado por el PDU Granvia-Llobregat. “Los terrenos solo podrán destinarse a usos terciarios, no hay ni un solo metro cuadrado de suelo residencial”, aclara Belver.
No obstante, entre las 105 hectáreas afectada por la intervención urbanística (aproximadamente el 8% de la superficie de todo el término municipal de L’Hospitalet) no solo se levantarán complejos vinculados a la ciencia y al conocimiento. Cada uno de los tres sectores en los que se divide el PDU “dispone de un 10% de suelo -calificado como residencial no permanente-- que puede destinarse a usos hoteleros”, desvela el primer teniente de alcalde.
Sin embargo, más que lujosos hoteles como los que coronan la plaza de Europa, Belver cree que se implantarán “residencias para estudiantes o equipamientos similares”. Incluso, añade el concejal socialista, los terrenos reúnen las características idóneas para que se construyan “geriátricos y residencias para la tercera edad”.

Bajos comerciales
El primer teniente de alcalde de la segunda ciudad de Catalunya avanza que los tres sectores en los que se divide el PDU Granvia-Llobregat: Sector 1 (entorno de la Gran Via), Sector 2 (delimitado por el actual Parc de Sanejament municipal, el hospital las Rondas y el río Llobregat) y Sector 3 comprendido entre el Parc de Sanjament y el límite con la vecina ciudad de Cornellà) también disponen de un porcentaje de edificabilidad destinado “a bajos comerciales”, dirigidos a la futura población flotante de la zona, en su mayoría las personas que trabajen en los complejos científicos y académicos y en los actuales hospitales.
La forma y las características que adquiera la nueva fachada de L’Hospitalet a la Granvia va a depender en buena parte de las decisiones que tomen las administraciones, en especial la Generalitat de Catalunya, que es la gran terrateniente de la zona. “Más del 85% del suelo es de titularidad pública, sobretodo de la Generalitat, aunque también hay parcelas que pertenecen al Ayuntamiento de L’Hospitalet y al Ministerio de Fomento”, precisa Fran Belver. El 15% del suelo restante está en manos de una docena de propietarios, todos ellos promotores inmobiliarios.

Ampliación de Bellvitge
Se había especulado también con la posibilidad de que parte de los terrenos del PDU Granvia-Llobregat se destinaran a la construcción de un nuevo hospital -dado que el actual Hospital de Bellvitge ya se encuentra al límite de su operatividad-. Sin embargo, Belver descarta prácticamente esta posibilidad porque “El Hospital de Bellvitge tiene su propio plan de ordenación y todavía puede crecer en el entorno de su campus universitario hasta la calle de la Mare de Déu de Bellvitge y el polideportivo Sergio Manzano”. III

Tres años de obras y casi 115 millones de euros de presupuesto
El proyecto de cobertura y urbanización de la Granvia entre Bellvitge y el río Llobregat (sector 1) se aprobó a principios del pasado mes de julio y tiene un presupuesto global de 114,83 millones de euros. Las obras está previsto que se liciten en un plazo máximo de entre seis y nueve meses, lo que situaría el inicio de las obras en los primeros meses de 2021. Los trabajos tienen una duración estimada de entre 30 y 36 meses, lo que fijaría la inauguración de la renovada arteria viaria de acceso a Barcelona entre finales del año 2024 y comienzos del año 2025. El proyecto también incluye la creación de un parque urbano de 30 hectáreas en Cal Trabal, (en la zona agrícola contigua al río) y la restauración de tres masías Ca l' Esquerrer, Cal Trabal y Cal Masover Nou.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(2)

+

0 comentarios

Portada | | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Comunicación Metrobcn, S.L. :: Redacció: Raurich, 62 (08830) Sant Boi de Llobregat
Contacto